Faltan sellos y fiscalizadores en edificios del Biobío