El universo es finito, según la última teoría de Stephen Hawking