Tecnología rusa aterriza en Chile