Cuando eres skate, pero también un poco Godín de oficina