600 hectáreas han sido consumidas por incendios forestales en Tirúa