Este video es el claro ejemplo de que las mujeres nunca serán el sexo débil