Jorge Glas: No hay pruebas en mi contra