Veracruz, con la soga al cuello