Insólito: a Federer no lo dejaron ingresar al vestuario