En dónde habrá quedado el "coraje" de Mario Díaz de Vivar para no echarlo a Felipe