Las calles de Portugal combinan a la perfección con el arte de hacer flatland