El trasero robótico de Ford también suda para probar la resistencia de sus asientos