Descender en monociclo por una pendiente rocosa, debería considerarse un deporte mortal.