No hay nada más escalofriante que tratar de surfear en una de las olas más extremas del mundo.