Conviertieron una casa de espejos en la pista más confusa para un ciclista