Vivir con tres diagnósticos de cáncer y ser feliz: la lección de vida de Dagmar